VEU DELS EQUIPS: LA COMUNICACIÓN, UN RETO A CONSEGUIR

Publicado en: Newsletter | 0

En ocasiones, cuando intentamos comunicarnos con algunas entidades o empresas, nos encontramos con aquello tan socorrido de “todos nuestros agentes están ocupados”. Otras veces tropezamos con la dificultad de que nuestro problema no se ajusta a las preguntas que tiene establecido el ordenador que nos contesta, no hay manera de encontrar una rendija para decir lo que queremos.

La comunicación está en el polo opuesto a lo anterior, es una expresión de la comunidad, está ligada a la comunión, a lo que nos une. Favorece la relación y ayuda a que cada persona se sienta parte del grupo. Establece lazos y refuerza la cohesión, ayuda a la conservación y transmisión de los valores, de la cultura, tanto si la comunidad es pequeña como si es grande.

La comunicación es más amplia que la información. A veces nos parece suficiente «dar un comunicado», poner un escrito en el tablón de anuncios, léase Facebook, Twitter, WhatsApp o en la web correspondiente y, en realidad, se trata de información unidireccional como cuando leemos la prensa o vemos la televisión. La comunicación implica ida y vuelta, relación, cercanía, diálogo que aproxima y enriquece el conocimiento mutuo al acercar y contrastar nuestras respectivas percepciones de la realidad.

Las telecomunicaciones nos ayudan, pero también dificultan la cercanía y lo comprobamos estos días cuando para las reuniones empleamos las videoconferencias por la limitación de la presencia causada por la pandemia. Estas reuniones que utilizan Internet limitan el lenguaje corporal, los gestos, incluso las actitudes, la comunicación no verbal. Sin duda son una solución que no sustituye a la reunión presencial, pero ayuda a falta de la habitual.

En los Equipos tenemos, al menos formalmente y dentro de la Iglesia, la comunidad formada por la pareja, el equipo y también la que constituye el sector, la región… ¿cómo fomentar la comunión en estos ámbitos? Claramente la solución pasa no solo por la información sino por la comunicación, la cercanía, el conocimiento, la conciencia de pertenencia a algo valioso a lo que merece adherirse y compartir.

En la comunicación hay una relación, es dar y recibir, es intercambio sobre lo que pensamos y lo que sentimos, en la percepción que tiene cada uno de la realidad. Si solo uno da mensajes, si uno solo da información, es la mitad de la comunicación.

Una buena comunicación en una organización exige el compromiso de los responsables; el que se haga en los dos sentidos, ida y vuelta, pero también en sentido horizontal, no solo de arriba abajo; la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace; comunicación en cualquier circunstancia, no sólo en ocasiones. Hay que practicarla como un elemento de gestión, no como un mero producto de la información.

La escucha mutua es fundamental para la comunicación. A veces se corre el riesgo de que cada uno busque la ocasión para poder hablar, para intervenir sin escuchar al otro. Otra dificultad para la escucha son los juicios o prejuicios que emitimos o que tenemos. La escucha requiere el silencio, la aceptación del otro y la empatía. ¿Es así en nuestra sentada?

Marisa Blázquez i Enrique Manzanilla
EMD Barcelona 176

Dejar un comentario

 

Información sobre protección de datos

Responsable: EMD CATALUNYA I MENORCA

Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Información adicional: Más información en nuestra Política de privacidad.